Los restos del naufragio

Óleo sobre lienzo. 40 x 27cm. 2009. En venta

Un lienzo chiquitillo y un montón de hojas chiquitillas.
Un pequeño experimento con la luz, por el placer de pintar hojas.

7 comments :

A corderetas con mi alma said...

Deja de ponernos obras, porque cada día nos gustan más y andamos sin un pavo! Ahora estamos indecisas, porque éste también nos apasiona... ¡Y va con todos los colores de la casa!

Sigue experimentando...

juandelaJota said...

ese juego de luz !

Anonymous said...

Más hojas como en el cuadro de la torre.. La luz me ha gustado mucho.
Besos!

Rebeca

Timón said...

Corde, gracias por vuestro entusiasmo. A ver cuando podéis verlos en directo. Espero que no os decepcionen, y tranquila no hay prisa, no sé si venderé alguno en breves, pero sí sé que los que vengan serán mejores.

Estoy en ello Juan..

Gracias por la visita Rebe, y más por comentar. No sabes lo que alegra un comentario. Lo de la luz, hum, no me convence, pero bueno cuando pase este bloqueo y vuelva a pintar seguiré probando. Y sí, no sé que me pasó el año pasado con las hojas pero sí empiezo a acumular hojas en lienzos, paredes y en el patio.
Me gustan y al caer me cuentan el fin de una bonita historia. Algún día formaron parte de un árbol precioso, que me dió un poquito de oxígeno.

orris said...

Pues a mi me parece que es el alma de las hojas que se va aprovechando que la puerta esta abierta.

Timón said...

Orris: huum, el alma... me gusta ese punto de vista.
Si la imagen tuviera movimiento, creo que le pegaría la nueva banda sonora que has compuesto.

Johnny 99 said...

La puerta entreabierta y con no mucha luz me recuerda aquel ciclo de miedo del papá del 1,2 3 aunque no se por qué, no me dajaban verlo¿?, ah no, creo que no había nacido. Bueno, ten cuidado creo que las hojas pueden autocombutionar (siempre que dejes la puerta cerrada).
Me